Vuelve a confiar en el amor.

amor

El amor es, sin duda alguna, uno de los sentimientos más complicados de entender y de asimilar en el género humano. Hay muchas historias sobre lo bueno y lo malo que podemos hacer movidos por esta sensación tan profunda.

Este estado emocional es tan fuerte que, cuando llega a nuestras vidas, es capaz de cambiarlas radicalmente.

Dicho cambio se puede manifestar de forma positiva o negativa. Todo depende de las condiciones que establezcamos en común acuerdo con nuestra pareja desde el inicio de la relación.

Y es que cuando se vive una relación sentimental con una persona, es prácticamente natural desarrollar cierto nivel de dependencia emocional.
Conociendo todo esto, podríamos imaginarnos el escenario tan caótico que se presenta cuando llega la ruptura.

No se me malinterprete por favor; la separación en una pareja es hasta cierto punto normal y puede manifestarse en cualquier etapa de la relación. 

En cualquier caso, separarse no es el fin del mundo y debe afrontarse con toda la madurez posible para poder continuar con nuestras vidas.

El amor después de haber amado

Dice el dicho que después de la tormenta, la calma debe llegar. 

Si bien esto es una verdad casi absoluta, son pocas las personas capaces de darse cuenta, en primera instancia, de que el vendaval ya pasó. 

La gran mayoría, seguimos ciclados en nuestra relación rota y la infelicidad que nos provoca no nos deja vivir en paz.

amor

Lo anterior describe un proceder natural ante una separación. 

Desgraciadamente, si no sabemos manejar nuestras emociones, corremos el riesgo de quedarnos ahí permanentemente e, incluso, llegar a perder la fe en el romanticismo. 

Esta conducta es ocasionada por el miedo a tener que lidiar de nuevo con los sinsabores de una ruptura.

¿Por qué volver a creer en la vida en pareja?

Si analizamos las ventajas que tiene el vivir solo, creer en el amor podría parecer una necedad. 

A pesar de ello, merece la pena visualizar lo siguiente:

    • No debemos estancarnos. La vida continúa y existen muchas personas allá afuera que estarían encantadas de compartir sus vidas con nosotros.
      Cerrarnos a una nueva relación implica negarnos a descubrir nuevas emociones y a adquirir mayor aprendizaje de nuestros errores. Es un riesgo, pero hay muy poco que perder ante todo un universo de situaciones positivas que podríamos experimentar.
    • Es fundamental para nuestro equilibrio emocional.
      Tener una pareja no es indispensable para vivir. Sin embargo, aporta en gran medida a nuestro equilibrio emocional. 

Cuando tenemos un compañero de vida con quien compartir, las alegrías se multiplican y las penas se dividen.
    • La felicidad sigue tocando a la puerta. Es nuestro deber y gran responsabilidad ser felices. 

Este estado de ánimo depende al 100 % de cada uno de nosotros. No podemos seguir viviendo en el pasado y amargarnos la existencia por una pareja que se fue. 

Hay que afrontar la situación y continuar en la búsqueda de la felicidad con alguien más que se ajuste mejor a nuestra forma de ser.

amor

Volver a tener fe en las relaciones de pareja y rehacer nuestras vidas al lado de alguien más nos ayudará a mejorar como seres humanos. 

Es importante señalar que no hay fórmula perfecta para lograr algo así. No obstante, existen algunos consejos que podemos seguir para aumentar nuestras posibilidades de tener éxito.

3 consejos para desarrollar de nuevo la confianza en el enamoramiento

No es tan sencillo volver a confiar en algo que nos desilusionó. Esto obedece a que no se trata nada más de un deseo o pensamiento. 

Lamentablemente, esto es un reflejo natural de nuestro cerebro que establece un mecanismo de defensa y nos suele bloquear.

Para contrarrestar este problema, existen tres consejos clave que nos podrán ayudar a salir victoriosos en esta batalla.

1. Aprender de los errores. Tan simple como suena. Evitemos repetir aquellas situaciones que nos llevaron a la desdicha. 

Por el contrario, fomentemos escenarios que produzcan resultados contrarios a los que originalmente nos situaron en el sufrimiento. Esto fortalecerá nuestra confianza y nos dará la pauta para abrirnos a una nueva relación.

2. Buscar una ocupación. Cuando se sufre un rompimiento, la mente puede llegar a ser nuestra peor enemiga.

Ella nos estará recordando a cada momento la necesidad de volver con aquella persona. En algunos casos, nuestro cerebro puede comportarse como una fuente de recuerdos desagradables que no nos dejarán en paz. 

Por todo esto, conviene mantenerse ocupados en algo útil. Esto desechará cualquier resquicio de pensamientos negativos.

3. Dar siempre el beneficio de la duda. Si en nuestra relación anterior las cosas no salieron como esperábamos, eso es pasado. 

Es necesario aprender a desligarnos de él. Hay que convencernos de que lo que me pasó al lado de una persona X no me tiene que pasar al lado de una persona Y.

Darle cabida de nuevo al amor no es una labor fácil. Sin embargo, no es justo, ni para los demás, ni para nosotros mismos, el cerrar la puerta a la felicidad. 

Cambiemos nuestro pensamiento y disfrutemos de las delicias de este sentimiento tan maravilloso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *