Los 3 pilares para que tu relación funcione.

Cuando hablamos de relaciones de pareja lo ideal sería pensar que es una gran oportunidad para crear un espacio de crecimiento personal y al mismo tiempo conjunto.

Cuando tú estás bien contigo misma, te conoces y sabes dónde están tus límites, puedes encontrar la pareja que realmente mereces y con la que vas a disfrutar de una plenitud y una estabilidad que seguro has deseado alguna vez.

Hoy te hablaré de los que considero son los tres pilares fundamentales para que una pareja funcione, pero antes de entrar en el detalle quiero remarcar que la palabra que debe estar, incluso antes de los tres pilares, es la palabra RESPETO.

Es innegable que si nos queremos a nosotras mismas y estamos abiertas al amor, hemos de vincularnos siempre con respeto y exigirlo a la otra parte, sin él la relación está condenada al fracaso y al sufrimiento.

En la medida que la relación avanza y las personas implicadas se van conociendo en profundidad, descubren el carácter, los valores, los puntos de unión….Aparecerá de forma implícita la admiración y la confianza. Conceptos también importantes que deberíamos cultivar con cariño.

Todos sabemos que a medida que pasa el tiempo surgirán desencuentros y estos pueden llegar a convertirse en oportunidades para construir algo bonito desde la comunicación consciente y respetuosa.

Tendremos mucho a nuestro favor si somos capaces de entender que no podemos cambiar a nadie, por lo que recomiendo trabajar la aceptación que es un ingrediente básico del amor.

relación

Seguro que alguna vez te has preguntado cuáles son los secretos de aquellas parejas que disfrutan de una relación que perdura y se percibe fuerte y unida.

Sin duda el vínculo que han establecido estas dos personas funciona y les permite una convivencia estable y armoniosa.

¿Quieres conocer los ingredientes básicos de ese tipo de vínculo?

Hoy me quiero centrar en 3 de los pilares que considero más que importantes para que una relación sea exitosa.

1. El vínculo que une a las dos personas incluye la amistad y la intimidad.

Igual que cuando estamos con un amigo/a y conocemos bien su personalidad, sabemos lo que le gusta, lo que le preocupa, sus mayores miedos, así cómo sus sueños e ilusiones…

Con nuestra pareja hemos de lograr esa misma información, al entrar en su vida. Hemos de aprender a escuchar y mostrar interés, conociendo su manera única de estar en el mundo, nos sentiremos cerca de ella y sabremos realmente en que coincidimos y que es lo que la hace especial.

2. Los conflictos son grandes oportunidades

En cualquier relación van a surgir conflictos y puntos de vista distintos, en relación con una misma realidad.

El conflicto está servido.

Lo que va a diferenciar a una pareja sólida y que funciona, es la manera de afrontar dicho problema.

Cuando se ven las discusiones como oportunidades, nos mostramos conscientes y afrontamos los conflictos de forma constructiva y no destructiva.

En las parejas que funcionan, ambas partes son capaces de comunicarse. Aunque puedan perder la calma en el algún momento, tienen recursos para recuperarla y observar el núcleo de la discusión desde una visión externa a la emoción, en búsqueda del entendimiento.

Y apreciando a la persona a la que están unidas, su intención es construir puentes y no grandes muros que las separen.

relación

Podemos llegar a ser positivos en nuestras próximas discusiones, sabiendo que el entendimiento ayudará a que nuestra relación se refuerce y que al hablar de forma respetuosa, encontraremos puntos de unión en los que ambos nos podemos sentir cómodos.

3. Tener objetivos comunes nos ayuda a ir en una misma dirección.

Considero, con base en mi experiencia, que este es un pilar fundamental.

Es evidente que somos personas individuales y cada una de nosotras tiene sus objetivos e ilusiones, únicas y personales.
Pero al formar una pareja se crea un camino en común que ambas partes pueden asumir e implicarse para seguirlo unidas.

Podemos mantener dentro de la relación, e incluso es más que recomendable, nuestra parcela de espacio personal y al mismo tiempo sentir que estamos junto a la persona que está en nuestro mismo barco, con la que compartimos y luchamos para conseguir los sueños comunes e individuales.

Para terminar me gustaría comentar que puede suceder que alguna de las partes tenga experiencias vitales que la lleven a obviar alguno de los pilares, por lo que para ella la relación puede ser una lucha diaria con la consecuencia de sufrir un amor tóxico entre ambos.

Se hace necesario entonces detectarlo, para advertir a la persona y poder ofrecer o buscar una ayuda que nos permita tener una relación estable, sana y segura para ambas partes.

Todas merecemos una vida llena de amor y paz, y lograrlo depende en gran medida de nuestro autoconocimiento y del respeto que somos capaces de tener por los demás y por nosotras mismas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *